La cobra real (Ophiophagus Hannah) es la serpiente venenosa más grande del mundo y una de las más mortales. Sin embargo, tiene un ‘punto débil’: es considerada una de las serpientes más ‘nobles’ porque nunca ataca a los humanos sin avisar. 

Debido a lo letal que resulta su veneno (un mordisco puede inocular hasta 7 ml de neurotoxina, una cantidad suficiente para incluso matar a un elefante) infunde mucho respeto a todos, menos a algunos pocos con nervios de acero.

Un ejemplo de ese temple es un soldado malayo que la pudo dominar al reptil sin inmutarse.

View this post on Instagram

. Ular bukan sebarang ular, tedung selar di tengah jalan, askar bukan sebarang askar, Askar kita banyak kepakaran. . . #segakberseragam #armylife #tenteradarat #jangancubaaksiini #komenbaikbaik #tedungselar #kingcobra

A post shared by Segak Berseragam (@segak_berseragam) on

Las neurotoxinas que contiene el veneno de una cobra provocan insuficiencia respiratoria y muerte en humanos. El antídoto está hecho del mismo veneno.

Comentarios