Elisa Lam, de Vancouver, Canadá, viajó sola a Los Ángeles el 26 de enero de 2013 y fue vista por última vez cinco días más tarde por los trabajadores del Hotel Cecil. Su plan de viaje era visitar Santa Cruz en California, pero el 19 de febrero un trabajador de mantenimiento encontró su cuerpo en uno de los cuatro tanques de 2,5 metros de alto y 1,20 metros de diámetro en la azotea del hotel después de que los huéspedes se quejaran de la baja presión del agua.
¿Que Opinas?

Comentarios