Los familiares de Ellen Donnelly pasaron 116 años viendo como su fotografía de descansaba sobre la repisa de su casa en Reino Unido. Nadie encontraba algo raro en la imagen donde ella posaba alegremente junto a otras 14 niñas trabajadoras de un molino de Belfast en 1900, hasta que una de sus nietas notó algo extraño. ¡Un fantasma!

¿Un fantasma? Sí, al menos eso asegura Lynda Donnelly, la nieta de Ellen, quien contó al diario Belfast Live que ese día cogió la foto y quedó atónita al notar un terrorífico detalle. ¡Había un fantasma en la foto! ¡Una mano que no tenía cuerpo! ¿Cómo no lo habían notado antes?

“En verdad no creo en fantasmas, pero hubo unas pocas cosas extrañas alrededor de esta foto. Sin embargo estoy feliz de verla cuando ella trabajaba en el molino. No cabe duda que ahora sí tenemos una imagen familiar de fantasmas”, indicó en su reseña al diario.

Expertos en fotografía han intentado establecer qué fue lo que ocurrió con esa imagen, pero nadie ha podido justificar a quién pertenece esa misteriosa mano.

Comentarios